Acerca de

      Bienvenidas, bienvenidos. Cursé Filosofía y Letras y después obtuve el grado académico de Doctor en Geografía e Historia. Este blog nace para presentar artículos propios: históricos, literarios, culturales en general, VG y actualidad. Es manido recurrir a Ortega y Gasset, lo sé, pero lo haré: dijo el ilustre filósofo y escritor que el ensayo es ciencia, excepto la prueba explícita. Bien, trataré de que, al menos parte de lo que vaya publicando, sean ensayitos, con o sin prueba explícita.

          No voy a seguir las nuevas normas ortográficas en lo referente a la supresión de tildes. Ni los consejos sobre la preferencia de escribir “sicología” en lugar de “psicología”, ni “sustantivo” en vez de “substantivo”, y similares. La razón: eliminar esa “rayita” esclarecedora de algunas palabras y esas consonantes sobrantes” me produce daño a la vista. Se trata de una cuestión de estética. En fin, no es para tanto mi rebeldía, si hasta algunos miembros de la Academia que las ha dictado van por libre, y además lo han escrito y publicado.

         También aclaro que en los Comentarios escribo [,] en las fórmulas de saludo, y a continuación, en la siguiente línea, comienzo con letra mayúscula. Del mismo modo, en las fórmulas de despedida no escribo [.], excepto cuando son largas. Y empleo “Vd.” para indicar “usted.” Las tres opciones están aceptadas por la RAE. Más: incurro, como se ha visto en la línea anterior y en el párrafo precedente, en lo que llamo, dilatando el significado estricto del término, “pleonasmo ortográfico:” escribir en cursiva y además entrecomillar, pues en algunos artículos míos publicados en prensa ha desaparecido ese tipo de letra. Cuando alguien entre los lectores me confirme que le llegan correctamente los trabajos, optaré por una de ambas modalidades. La prensa ya no me acepta, y por ello solicité un técnico para que me abriera este blog en marzo de 2017.

          En algunos de los blogs que leo observo repetidas incorrecciones ortográficas. Se trata sobre todo de tildes que faltan o sobran (pero no de las que he señalado en el 2º párrafo) y del mal empleo y confusión de la [,] y del [;]. Sólo lo comento cuando encuentro el correo electrónico de la persona, es decir, en privado. Para mí es un trabajo extra. La mayor parte de ellas reaccionan bien; otras, no. A pesar de esas faltas, suelo poner Me Gusta si la entrada es de buena intención. Pero cuando pasa el tiempo y veo que siguen sin corregirse, a veces dejo, no de leerlos, sino de señalarlos con MG. Yo mismo cometo faltas porque duermo muy poco, y después me doy cuenta y me corrijo.

        Por otro lado, al ver que parte de los lectores son americanos he ido empleando algunas de las Notas a pie de página para esclarecer términos que quizá en aquel continente hermano no se entiendan cuando se refieren a realidades de España. A veces lo hago sobre la marcha, abriendo un paréntesis sin salirme de la línea del texto. Aún no he tenido tiempo de realizarlo en todos los artículos.

          Termino: hoy muchas personas están enganchadas al estilo del tuit; se fatigan cuando tienen que leer más de unas líneas. Los primeros que no suelen leer a los articulistas y demás escritores son gente de su entorno familiar o de amistad, sea ensayito, ensayo, novela… e incluso correo electrónico remitido para algo más que decir: “Hola… adiós”. Así que, como presentación ya basta.

Anuncios