ARTÍCULO - AGOSTO - PLEAMAR FESTIVA - TURISMO MINORITARIO - TURISMO DE MASAS- CANTÁBRICO - MEDITERRÁNEO

La Virgen de Agosto: pleamar festiva (Agosto, la democracia del sol)

NOTA.- No distingo entre Categorías y Etiquetas. Va todo aquí arriba. Abajo apenas se ve. EN CONSONANCIA CON EL TÍTULO, TAMBIÉN ESTE BLOG ECHA EL CERROJAZO TEMPORAL

%%%%%%%%%%%%%%%%

Día 15, la Virgen de Agosto: pleamar festiva en España. Innumerables pueblos y ciudades visten sus galas, el sol reverbera sobre playas, montañas, vestidos, coches. Cuando sus rayos caen a plomo hay algo onírico que impregna el ambiente. Se espera y desea la noche para las cenas, las veladas en las terrazas, las verbenas populares, los fuegos de artificio.

Esta madrugada, ahora mismo, ya estarán dirigiéndose los grupos de romeros a pie desde toda Bizkaia hacia la basílica de Begoña, en Bilbao. Son las 4:25; los más madrugadores estarán oyendo la primera misa.

Agosto. La clase política, y todas las demás clases huyen de la ciudad en una inacabable procesión humeante y ruidosa asaeteada por las retenciones. Antes, cuando el turismo era minoritario, las castas pudientes enfilaban hacia el CANTÁBRICO no más que la chicharra empezaba a sacar pecho en el horno mesetario. No le hacían ascos a sus celajes de brumas y nubes. La chicharra, para el proletariado.

Y así, la costa vasca y, en menor medida, la Santander de “COMO SANTANDER NO HAY DOS” se convertían en destinos predilectos de la gente bendecida por la fortuna. Sol para el obrero y buena sombra para los señores. Las playas  norteñas lucían un esplendor perfumado de aires aristocráticos y burgueses, con el cobertizo a mano para guarecerse de la inevitable tormenta subitánea. Ausencia de morralla en los arenales. ¿El Mediterráneo? Para algún chalado con ínfulas de romper los moldes de las buenas maneras de su clase.

playa concha 1916
“BAÑISTAS” SE LEE EN LA FOTO COMPLETA. EL CANTÁBRICO ARISTOCRÁTICO HACE UN SIGLO. PERO, OJO, AÚN QUEDABAN MUCHOS AÑOS PARA LOS “TIEMPOS JÓVENES” DE MI TÍA (NOTA 3).

Pero llegaron los sesenta. Y los antaño descamisados, con vespa[1] o seiscientos[2], empezaron a asomar el morro, a tender sus toallas y a esparcir sus churumbeles por las reservas aristocráticas y burguesas del Norte. Falta de respeto[3]. Y tomaron también la otra dirección, la de los arenales turrados y entonces casi desiertos del mar de la luz (MEDITERRÁNEO), al que convirtieron, ahora sí de verdad, en “MARE NOSTRUM”

Lo insólito es que también los privilegiados empezaron a hacerle ascos al veraneo moderado junto a las peñas cantábricas. Aquella marea de blanca palidez, vitola de las clases ociosas a través del despeñadero de los siglos, quedó DEMODÉ y el bronceado churrascón empezó a lucir en los brazos impolutos de la marca del trabajo manual. La columna vertebral de la reserva espiritual del Occidente otoñal enfiló hacia el sol, junto a los nuevos ricos de la pijotez y las familias obreras. DEMOCRACIA A BASE DE DOSIS ESTRAGANTES DE SOL.benidorm bikini

EL MEDITERRÁNEO DEL TURISMO DE MASAS ( LA DEMOCRACIA DEL SOL) Y DEL DESMADRE URBANÍSTICO.

SÍ, LA DEMOCRACIA DE TOMAR EL SOL. TODOS A UNA, FUENTEOVEJUNA. Todos unificados bajo el signo de los nuevos tiempos: cangrejos cocidos bípedos, siguiendo el camino despejado por los turistas de las primeras oleadas. LIBERTÉ, EGALITÉ ET FRATERNITÉ bajo los rayos de Helios. Todos al chapuzón, a la ración solar pantagruélica con la barriga rindiendo armas al disco ígneo, a la paella de sobre y la sangría peleona, con el colofón discotequero del cubata o gin tonic de garrafón, música de lo mismo y olor a sobaquillo. Ya no hay lucha de clases. Ya no se otea peligro de revoluciones bajo el uniforme escenario del sol global de la aldea global. Historia, ¿te has jubilado, estás sobrevolada por el espíritu de un tal Fukuyama?

[1] Popular moto.

[2] Popular y modesto coche.

[3] Cáptese el lenguaje irónico. Pero que nadie piense que es broma: siendo niño escuché a una tía mía adinerada, en la cantábrica playa de Ondarreta (San Sebastián), que la gente obrera llevaba años atreviéndose a ocuparla, cosa desconocida en “sus tiempos jóvenes”.

Anuncios