ARTÍCULO

El lugar del vino en la obra histórica de Marañón

NOTA PRELIMINAR.- Otro apunte gastronómico en la efemérides del nacimiento de Marañón: el vino. Ojo: único anestésico, junto a la paciencia, durante siglos ante los males del cuerpo y “los otros”.  Publicado en la revista gastronómica “Viandar”, año 2000. Igual que en el caso del que vio la luz en “Epicur”, lo sacaron con faltas, cuando yo se lo envié impoluto. 

Disipador de tristezas, aguijoneador del espíritu, delicia de los desventurados galeotes, leche de viejos, alivio del dolor, jovial y legítimo trinquis, el vino encuentra su lugar en la obra histórica del doctor Marañón[1]. Sigue leyendo “El lugar del vino en la obra histórica de Marañón”

Anuncios